jueves, marzo 19, 2009

¿DEMASIADAS TELEVISIONES?


Hola, compañeros

Os remitimos un artículo de José Antonio Zarzalejos, que da buenas pistas sobre los próximos movimientos que podremos ver en el sector de las televisiones. El análisis nos ha parecido interesante.

Un saludo.

¿Demasiadas televisiones?

Lo obvio es que los periódicos de información general, económicos y gratuitos están en una situación financiera próxima a la ruina. El Gobierno, con la referencia de la política de reflotamiento de Sarkozy en Francia, prepara algunas medidas paliativas para suavizar un declive en los medios escritos que, sin embargo, es estructural y requiere cirugía y no mera terapia farmacológica. Es menos obvio, sin embargo, que las televisiones atraviesan por una tesitura igualmente difícil. La caída de la facturación publicitaria, audiencias declinantes y fragmentadas y la inmediata irrupción de la televisión digital terrestre, enfrentan al subsector a un desafío que el Ejecutivo pretende también suavizar mediante un Real Decreto que se transformará en un proyecto de ley según el cual los grupos que tengan una posición dominante en una cadena podrán ser titulares de más del 5% del capital de otra con la única limitación de que la audiencia acumulada no supere el 27% del total. En paralelo, el Gobierno impulsa la Ley Audiovisual que va a autorizar la venta y arrendamiento de licencias, lo que dinamizará el sector.

Con estos instrumentos legales el Ejecutivo liberaliza el sector audiovisual y facilita procesos de concentración. Van a ser necesarios. La Televisión compite ya con Internet que se ha convertido en un soporte extremadamente versátil: desde el computador se puede trabajar, leer las versiones digitales de los periódicos generales, económico y gratuitos, hacer lo propio con los cada vez más completos periódicos on line, ver la TV, escuchar la radio, hablar “por teléfono” y sustituir por completo a la muy meritoria institución de Correos y Telégrafos. Cómo vayan a articularse las concentraciones –fusiones y acuerdos- está por ver, pero no tardaremos en hacernos una idea en cuanto contemplemos los resultados económicos del primer trimestre de las grandes cadenas.

Todas las TV caen a plomo, al igual que los demás medios convencionales. La inmediata fragmentación –hasta cuarenta canales más—que procurará en la audiencia la TDT con ofertas especializadas y de nicho, hace urgente que las TV generalistas muevan ficha, vean complementariedades y sinergias entre ellas y se pongan a idear un escenario más compacto que el actual. Sencillamente, hay demasiadas televisiones para una audiencia, que además de poco motivada, no dispone de dimensión para absorber tanta oferta.

La televisión es, sobre todo, espectáculo, entretenimiento, oferta de ocio y, en mucha menor medida, de información. No hay líneas editoriales marcadas, ni responden en su fundación a un programa ideológico aunque sus informativos sean los que marquen –muy levemente- su opción política. La concentración así será una receta más fácil de asumir que cuando se trata de un periódico o una cadena de radio. Por otra parte, la escasez de recursos comienza a percibirse en la baja calidad de las programaciones, con excepciones muy contadas. Unirse para ofrecer mejores productos ayudaría a que la audiencia vuelva los ojos a las pantallas de las que ahora los jóvenes se están alejando a un ritmo casi vertiginoso, mientras de los platós se apoderan serie B, programas por debajo de exigencias mínimas –éticas y estéticas- y producciones casi domésticas.

Con la normativa del Gobierno, apoyada también por el PP, puede establecerse el contexto adecuado para que las televisiones inicien en España una nueva era. Renovarse –aunque sea a golpe de fusión-, o morir. Vean lo que está pasando en los periódicos y pongan sus barbar a remojar.

José Antonio Zarzalejos, director general de Llorente &Cuenca

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

José Antonio Zarzalejos Nieto, hijo de José Antonio Zarzalejos Altares

6:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home